miércoles, 13 de diciembre de 2017

VK (Variante Kit)

Y leo otros blogs. El sufrimiento ajeno, de gente a la que aprecio además, lo siento como propio. Supongo que la gente aparentemente superficial y aparentemente feliz que ríe a todas horas y tiene muchos amigos y muchos planes también tendrá momentos de bajona.

Casi en una vida anterior y en un momento laboral y anímico mucho peor que ahora, divagando en otro blog entre mares de tristeza, recordaba el Ford Puma KC (Kit Car).

Ay.



Comentarios

En éste blog el nivel de comentarios es menos infinito, aunque me da un poco igual. Es un diario a la vista de unos pocos y accesible en cualquier lugar con acceso a internet.

Releyendo blogs que ya no existen, que están en el limbo, durmiendo el sueño de los justos, sabios comentarios. Cuando yo apenas sabía nada del amor (casi como ahora) y me aferraba a lo que pudo ser y no fue, a SMS de llenos de cariño. Igual que ahora me aferro a conversaciones pasadas. A lo que pudo ser y fue pero pasó y realmente ya no existe. A lo que pudo ser y no fue. A personas que dicen una cosa pero en realidad no quieren verte, ni siquiera mantener contacto, conversaciones por medios electrónicos e indirectos.

El barro queda lejos. Recordando momentos y sensaciones pasadas ...


martes, 12 de diciembre de 2017

Releyendome

Releyendo lo que escribía hace 12 años. Mucho más directo (completamente) y quizás, menos cuidado y elaborado. Las fotos son minúsculas. Entonces el espacio el los blogs estaba mucho más limitado. Y las conexiones (aun con ADSL de por medio), desesperantemente lentas. Música y videos ... una pequeña rareza.

(Ejemplo ... la primera foto puede ampliarse, la segunda, sacada de un post de hace 12 años, ya es tamaño original, 350x263 pixeles ....)



(Siguiendo con imágenes diminutas, una foto hecha con mi móvil de entonces de la máquina verde. Con la que volví a aprender a conducir. ¡Qué miedo pasaba en la M40 bajo la lluvia los primeros días! Una tarde de son en el aparcamiento de la Universidad Autónoma.)


Como entonces a veces tengo que revivir lo vivido un poco para entenderme. Aunque ahora todo parece más sencillo.

Trabajo. Manos, ojos y mente concentrados en el trabajo, en la pantalla. El ruido en la sala no ayuda, ni tampoco otras cosas, pero tengo unos cascos muy majos. Es una lata cuando algo no funciona y no entiendes por qué, y el esfuerzo, pequeño o grande no sirve de nada. De vuelta a casa, en el trayecto hasta la estación, todavía pensaba en esos últimos minutos, en la rabia de cuando algo no funciona, en el siguiente paso a dar mañana. En la posible solución -siempre anticipando- y en el posible tiempo perdido. En fin. También pensaba en lo que tardaría en olvidarme de todo eso. Hasta mañana. Saber desconectar y, sobre todo, calmarme. Recordaba las sabias palabras de algún compañero. En fin, mañana más.

Un pequeño Suzuki plateado expuesto en Atocha. Ver a Marta. Los andenes y los trenes. Reencuentros y despedidas. Principios y finales. Parece que ha pasado un siglo de todo eso.

Más años, más kilos, más canas y menos pelo. También más experiencia en todos los sentidos (aunque quizás no suficiente) y una leve pátina de calma.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Frío y aire

El invierno ...

La lluvia es incómoda pero agradecería unos cuantos días de lluvia. Ha sido un año muy seco.

Estoy super perezoso y lo que más me apetece es estar en el sofá, en mi refugio cálido y amable. Pensando en preciosas bicis de carbono, sofisticados cassettes y platos ovalados.






domingo, 10 de diciembre de 2017

Silencio

Subiendo las familiares escaleras que llevan del andén al vestíbulo de la estación (escalera mecánica a la izquierda, tradicional a la derecha) recordé una película (Leo). Una escena de esa película. Los protagonistas están bailando. Hay algún tipo de celebración, con gente y música. Una especie de baile. Los progagonistas bailan y se miran a los ojos. Y en un instante todo queda en silencio. La acción, el baile, continua, pero en silencio. Sin música.

Esos momentos en los que a pesar del ruido, de la música, de las conversaciones se hace el silencio y sólo te escuchas a ti mismo, lo que piensas, lo que sientes. Tu respiración y los latidos de tu corazón.

El silencio.

Cuando callan todas las voces y todos los ruidos.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Un sueño dentro de un sueño

Soñé que despertaba en mi cama e iba al baño. Un lugar altamente visitado. Pero al cruzar la puerta, no encontraba el baño. Un lugar pequeño y acogedor. No. En su lugar, una especie de capilla, con el techo abovedado cubierto de azulejos blancos. Luz tenue, de velas. Y varias mujeres vestidas de negro rezando. Me asusté y quizás grité algo. Alguien me dijo que hablo en sueños. Alguna vez me he despertado gritando y Marco vino a ver qué me pasaba. Igual hoy también le desperté.

Volví a despertar y me dijeron que alguien a quién quiero no se encontraba bien.

Pero todavía no había despertado del todo. Por fin desperté en mi cama, bajo la cálida suavidad del edredón nórdico. Todo estaba bien. El baño era el baño y por lo que sé, ella se encuentra bien.

Un sueño dentro de otro sueño. A dream within a dream.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Ejercicio

Tras la semana de mocos londinenses y ya con un frío propio de la época del año, he vuelto a la piscina. Estoy perezoso y ni me apetece salir en bici ni casi ir al gimnasio. Al menos ando 2 km's cada día, que no es poco. He de encontrar un punto de equilibrio entre la calma - pereza y la rabia. Aunque estas dos semanas desde la vuelta de las minivacaciones si que me he acelerado un poco demasiado en el trabajo. Y por lo mismo de siempre. Cosa que he de intentar evitar en la nueva semana que empieza mañana. Como he repetido dos millones de veces en los últimos 3 años, yo a lo mío y chimpún.

Que me disperso (mi estado natural). Gimmasio. Piscina. Unos largos. La gente me pasa por encima prácticamente por encima dada mi rapidez, pero da un poco igual. Me muevo mejor en el agua y puedo incluso bucear un poco. Todavía me cuesta sincronizar la respiración, pero voy mejorando.

Aquafitness inteso. En un momento, dándolo todo, incluso con música que me gustaba (normalmente la música no me suele gustar, o demasiado cañera o demasiado pachanguera). Y se olvida todo. Por eso me gusta el ejercicio.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Bucle

De nuevo entrando en bucle. La ira creciendo. Respirar, intentar calmarse. Mirar la pista y tu libro de ruta (aunque en la vida no hay ningún libro de ruta que te indique el camino correcto, si es que existe). De pie sobre los estribos. O sobre los pedales. A lomos de una poderosa moto del dakar. Una vieja Ktm Rallye 660. Masiva, grande, sin llegar a las enormes bicilíndricas si mucho más grande y con mayor capacidad de combustible que las 450 actuales.




No puedo cambiar a "los demás". No puedo hacer o decidir lo que no me corresponde. Pero si puedo sacudir la cabeza, levantarme a por un té o una barrita de chocolate negro y seguir a lo mío, pendiente de mi pantalla y de mi libro de ruta.

Pues eso. No dedicar ni tiempo ni energía ni pensamientos a quién NO LOS MERECE.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Puzzle

Are you lost or incomplete?
Do you feel like a puzzle, you can't find your missing piece?
Tell me, how do you feel?
Well, I feel like they're talking in a language I don't speak
And they're talking it to me



So you don't know where you're going and you wanna talk
And you feel like you're going where you've been before
You tell anyone who'll listen, but you feel ignored
Nothing's really making any sense at all, let's talk
Let's talk, let's talk, let's talk

martes, 28 de noviembre de 2017

Adelante

No quiero entrar yo también en bucle. Y no lo voy a hacer.

En mi refugio. Televisión, calor, Marco, luz agradable, y un lugar donde escribir.

Recordando. Hace tres años fue un día importante. Llovía, como hoy. Pero la lluvia es diferente. Siempre llueve diferente.

¡Ay! Ya se que no soy perfecto. Las cosas "injustas" me afectan, Pero la vida no es perfecta. Sigo adelante. Y me canso menos. Aun siendo eficiente ...

Recordando. Estados de ánimo, emocion, amor, disgustos y desencuentros y pedales.

Como en un coche de rallyes, adaptando la entrega de potencia y los diferenciales a cada tramo.




domingo, 26 de noviembre de 2017

Secretos

"Hay 2 tipos de secretos: los que no contamos a nadie y los que escondemos de nosotros mismos"

(Esto lo dijo años ha alguien en twitter. Ha debido de cambiar de nick o cerrar la cuenta porque el que fuera su nick ahora escribe en ruso)

A new day has come / Un año más

Todo comenzó en Noviembre de 2004. Hace trece años. En la entrada del parque de asistencia del Rallye de Madrid - La Alcarria. En un polígono industrial donde ahora se asienta un centro comercial. Viendo preciosos coches de rallyes y haciendo fotos.


Descubrí (obviedad) que había un coche con el número de años que cumplía en la puerta. Creo que no fue hasta dos años después cuando inicié la tradición.


Hay años en que no encuentro el coche con los años que cumplo. Porque ha abandonado antes o porque simplemente no coincidimos. Igual yo estoy viendo la asistencia y él entrando en el control horario o al revés. Eso me ha pasado los dos últimos años y en alguna que otra ocasión más. La foto es del año pasado. No es perfecta, ni la luz ni el encuadre, pero me gusta. Yo estaba allí, detrás de la cámara y con el móvil a mano -la evolución de los móviles, sus cámaras tienen una gran calidad, todavía no comparable al de una cámara equivalente, pero siempre los llevas en el bolsillo, y a la hora de ver y compartir fotos son mucho más prácticos-.

Releo blogs que ya no existen, que duermen el sueño de los justos. Ya son cuatro. Escribo diferente y menos. Me releo y a veces no me reconozco. En los últimos años, más sereno, más tranquilo y , si no alegre, si no triste a cada poco. Desde luego no me veo capaz de escribir más de 500 post al año en 2 blogs distintos, como en 2006 por ejemplo. De 2005 a 2014 siempre tuve 2 blogs. A veces el "público" tenía más entradas, pero desde luego el "discreto" era más personal. Personal no significa que se entienda, porque otra de las cosas que ha cambiado es que escribo mucho más en clave. Lo que implica que éste blog, que apenas nadie lee, sólo lo entenderán una o dos personas. Y que para muchas, que en parte me conocen, resulta muy críptico.

Ha pasado otro años más. Cuando caes temes no levantarme. Recuerdo 2014 y comienzos de 2015 como una de las épocas más duras y continuas de insomnio, ansiedad y tristeza (sin banalizar, depresión). El insomnio y la tristeza me han acompañado durante casi 20 años. Pero me levante. Con ayuda profesional y química y mi trabajo personal. Cuando te levantas tienes miedo de volver a caer. Muchas veces he repetido aquí que me sentía mejor, que me sentía bien, en parte era verdad y en parte no. Volví a tropezar, no un tropiezo muy grande, pero tropiezo, a comientos de año y me volví a levantar. Dormir bien, poder dormir los fines de semana hasta media mañana. Es desesperante tener tiempo para dormir y no poder. Empezar el día derrotado. Lo que es incluso peligroso si tienes que conducir. Más de una vez he conducido sin haber dormido lo necesario o demasiado alterado. También es desesperante despertar de madrugada un fin de semana, pongamos que a las 6 de la mañana, y no poder dormir. Lo recuerdo del comienzo de éste año y de otras muchas veces. Las navidades 2008 - 2009 por ejemplo. Así descubrí a Russian Red.

Dormir bien y estar calmado es el primer paso. Se que me queda mucho por hacer. Todavía demasiado introvertido y pasivo. Me dejo llevar. No hago nada por conocer gente ni por encontrar un trabajo mejor. Soy demasiado conformista porque los cambios me aterran. Si, he conseguido un grado de confianza con mi responsable en el trabajo que nunca que tenido. Siempre me imponían demasiado. Y trabajo lo mejor que puedo. Aunque no sea demasiado creativo, me gusta dominar lo que hago y trabajar bien, de forma precisa. En anteriores trabajos, siempre me quedaba la duda de no hacer lo suficiente (soy perfeccionista). Incluso en el trabajo anterior. Ahora es diferente, pero de nuevo no es el trabajo de mi vida.

Relación. Con otros humanos. Si.

Ahora al menos con muy poquitas personas de la vida 1.0 tengo cierta relación. Y charlo con ellas, conversaciones profundas a veces y absurdas otras. Reír ... Para mi es un logro. Apenas tengo amigos, apenas me relaciono con nadie. No he explorado mi lado oscuro, que a partes iguales me atrae, aterra y desagrada. En parte sigo en un punto muerto respecto a hace dos años, casi tres, en parte no.

Ya no soy ni un adolescente ni un joven adulto, sino más bien un adulto maduro, más cerca de los 40 que de los 30. Siento que no he hecho nada con mi vida, pero al menos vivir no duele, he logrado un grado de autoconocimiento que no soñaba. Y se calmarme. Vivir en calma. Para una persona nerviosa y casi volcánica como yo es un gran avance. El viernes en el trabajo, toda la semana en el trabajo, después de la pausa, me aceleraba más de lo debido. Mezcla explosiva: tareas que se acumulan, gente que te pregunta -y respondo encantado, nunca negaré ayuda-, sistemas que van lentos y pasotismo en parte del equipo. Si gano lo mismo que tu ¿porqué he de hacer más?. Cuanto mejor peor. Más trabajo, más tareas, más responsabilidades mientras otros se concentran en lo sencillo y pierden abundantemente el tiempo. Eso me enfadaba profundamente hace años, ahora sólo me altera un poco. Soy sensible e incluso escribir todo esto me hace revivirlo -si, como en enero de 2010, esperando volver a vivir un día complicado tras equivocarme varias veces- y lo siento todo de nuevo: la emoción, el enfado la prisa.

Mañana la semana empieza de nuevo. Años ha en una revista de rallyes probaban un Lancia Super Delta HF Integrale. Ya era un clásico. Ese grupo a tenía un pequeño interruptor metálico que activaba el ALS (bang-bang). A mi se me antojaba idéntico a algún dispositivo oculto en mi mente que me llevaba a esas épocas de insomnio y ansiedad. Ahora puedo calmarme y alterarme menos. Y si no ir despacio, si más pausadamente. Tengo dos manos y dos pies, nada más.


jueves, 23 de noviembre de 2017

Imprevisible

Todavía.

Todavía me acelero, me altero un poco. Pero mucho menos que antes. Me tomo las cosas demasiado en serio, pero menos que antes. Debería verlo todo desde fuera. Como algún tipo de obra de teatro absurda y surrealista. Ver sin tocar, sin sentir. Que alguna parte de ese pedazo de relidad me fuera indiferente. Lo voy logrando.

Desde luego compartir tiempo con la gente que entra en bucle no me ayuda, pero por otra parte intento socializar (que me cueste horrores). Lo de siempre: unos hacen o no hacen, los otros opinan y se quejan de lo otro, el ciclo se repite hasta el infinito y las mismas conversaciones por parte de unos y otros se repiten día tras día.

Entonces es cuando echo de menos a XC y a Venus, y también a NA. Desde luego con NA es distinto. A parte del mucho cariño que le tengo y como me ha emocionado e ilusionado verla de nuevo sobre la arena, sus conversaciones aportan y no son repetitivas.

Todavía.

Ayer repasaba somera y mentalmente los diez o veinte últimos años de mi vida. Más de la mitad de mi vida.

En prácticamente todos los años estallaba un episodio de tristeza, insomnio, ansiedad. A veces de días, otras de meses. Desde luego lo que he logrado en los últimos tres años me ha llevado a una calma y serenidad tan preciosa que nunca había logrado. Eso hace que vivir sea más sencillo, menos doloroso, más agradable que doloroso. Y que todo me altere menos. Y que, dentro de mi carácter tímido e introvertido, me relacione más con otros humanos.

Al final: que los tuyos estén bien. Poder dormir, estar calmado, no tener dolor. La felicidad es la ausencia de dolor, físico y anímico. Por suerte apenas he tenido dolor físico, y el poco que he tenido se ha pasado con algún analgésico puntual o con fisio. El dolor anímico es más difícil de curar. Parece. Desde luego no hay un paracetamol mental mágico como el que cura un resfriado o dolor puntual. Ni siquera mi amado y a la vez desasosegante Zolpidem (por mi temor a que me causara dependencia) me aseguraba una noche entera de sueño en los (ahora lejanos) días menos buenos.

Repitiendo como en un mantra ... pero incluso en éste año un poco convulso ... la calma es mucho más poderosa que la ansiedad. Empecé el año con el sueño alterado. Me enfado y me acelero a veces ante actitudes infantiles e insolidarias pero luego "pop", se poner distancia. Yo a lo mío y chimpun.

Flexible. Como la sofisticada suspensión de una bici de descenso que permite mantener las ruedas siempre pegadas al suelo y suavizar hasta los cortados más bestiales.

No puedo cambiar cosas externas a mi, pero si intentar que me afecten lo menos posible.

martes, 21 de noviembre de 2017

Batallas

Guerreros y guerreras de batallas que nunca serán noticia. Supervivientes de emboscadas físicas y mentales. Con barro en los zapatos y el recuerdo de las lágrimas en el lacrimal.

Si, como ya he dicho socializar no es mi fuerte, pero de vez en cuando logro tener la suficiente confianza con algún humano como para tener conversaciones profundas y enriquecedoras. Y cuando conozco (generalmente virtualmente, a veces cara a cara) a personas que luchan, que siguen adelante ... siento una gran admiración y cariño.

Se que soy afortunado, en general mi vida es cómoda, la gente a la que quiero está bien y sólo me ha tocado bregar con pequeños bancos de arena, quizás como la bandeja de arena de Marco, el gato pirato (arena y mierda, una buena metáfora). Pero me siento razonablemente orgulloso de mi mismo y de superarme poco a poco.

Guerreros y guerreras de batallas cotidianas y comunes. Me quito el casco por vosotros.

COME ON, PUSH!

lunes, 20 de noviembre de 2017

Bicis

Intentando que no sea las páginas amarillas ... dos de las bicis que más me gustan.

Puede que no tan exóticas como una doble de carbono ... pero si más prácticas

Cube travel pro:

Ruedas gordas de 29", pero mixtas. Cambio en el buje de 8v y correa en lugar de cadena (no mancha, no hay que engrasarla). Guardabarros, portabultos, pata de cabra, dinamo de buje ...




Charge Grater 4:

El concepto es el mismo, pero en lugar de un cambio en el buje, un sram de carretera de 11v. Personalmente, sólo cambiaría el cassette por un 11-42 (para subir paredes) y le pondría un portabultos y una pata de cabra ...


De nuevo en la pista

De nuevo en la pista, en el camino. Una pista virtual, metafórica. Aquí el barro queda lejos. Incluso la tierra.

Me identifico mucho con los deportes individuales. Los que he practicado casi toda mi vida, salvo los típicos partidos de fúbol, baloncesto o voleibol. Correr, ir en bici o natación. Cuando aprendí a nadar en aquel polideportivo. Esa sensación de silencio al nadar de espalda, con el agua en los oídos.

De nuevo en la pista. Como en una especie de raid virtual. Donde no puedes ir todo lo rápido que quieres sino lo que el terreno o la moto te permite. Es un poco desesperante que algo sencillo se alargue minutos eternos porque todo va lento. Lento, complejo y enrevesado.

Al final, como en aquellas lejanas carreras populares, guardando fuerzas. Pendiente de mi. Si me preguntas intentaré responder tus dudas (aunque no tengo todas las respuestas). Si me pides ayuda te la daré. Pero, a partid de ahí, sólo pendiente de mi pantalla y mi trabajo. Lo que hagan los demás me da completamente igual. Yendo de acá para allá, filtrando (como aquí) y reenviando. Aunque me hierva la sangre pensando en ciertas desiguadades. La voluntad de aprender quizás sea la clave, o la ley del mínimo esfuerzo. De nuevo no es mi tarea juzgar a los demás. Yo a lo mío y chimpún. Concentarse en los que si tienen voluntad de aprender y preguntan (La gente que no pregunta me inquieta. O son extremádamente tímidos (como yo). O pasan de todo. O lo saben todo).

Si me preguntas, intentaré responder. Si no ... Aquí todos somos adultos y supuestamente maduros. De nuevo me limito a mis tareas.

En fin ... vuelta a lo mismo. Personas que transmiten esperanza, alegría, ternura y otras que repiten lo mismo y se centran en lo mismo constantemente, hasta saturarme en no ya minutos, sino segundos.

Un raid. Una carrera de larga distancia. No soñado, no perfecto.




domingo, 19 de noviembre de 2017

Ciudades de paso

De nuevo, recorrer una ciudad desconocida en buena compañía. De día y de noche. Incluso cruzar el tower bridge, que recordaba en la cabecera de algunas series de mi niñez. La diferencia con otras visitas anteriores a otras ciudades, a parte de la calma (muy buena compañera para cualquier cosa) ha sido el frío. No soy especialmente friolero pero a pesar de la artillería pesada (braga fina, guantes, gorro) pasé frío. Pero frío. Y el resultado son mocos, toses y oído taponado (y mañana tengo que currar).

Frío. Tanto que en algún momento sólo deseaba meterme en un lugar caliente y descansar. Si, andar mucho tiempo y estar de pie. Todo eso me cansó mucho. De la última visita no recuerdo tanto cansancio.

Paréntesis. Conocer nuevos lugares. Y paréntesis de calma. Mucha. La calma es una estupenda compañera. Poder dormir en cama ajena (aunque como la cama Y EL RETRETE propio no hay nada). Lo he repetido en los CUATRO últimos viajes, pero es super importante para mi.






martes, 14 de noviembre de 2017

Recuerdos

Recuerdos. Recuerdos de recuerdos. Releer un recuerdo. Una anotación en un papel o en un papel virtual, en un blog.

Temperatura fresca, más bien fría por la mañana, pero todavía agradable por la tarde.

Ángeles de cuatro patas. La intensa relación, vínculo, comunicación sin palabras casi, entre un perro policía y su guía. Un compañero más, solo que de cuatro patas. Cuando tu vida depende de él y viceversa.

Ángeles de cuatro patas. El vacío que deja su pérdida.

Ángeles de cuatro patas. Cuando un nuevo compañero de cuatro patas llega a tu hogar. Las dudas sobre si se adaptará bien a ti y a su nuevo entorno. Y la ilusión infinita.

A punto de empezar un nuevo salto. Bocanada. Alivio, descanso mental. Ver un nuevo lugar. Me gusta volar, pero no las esperas.

Buenas tardes y buena suerte.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Sensación

Sensación fugaz pero a la vez conocida. Ver a alguien por primera vez y sentirte a gusto. Como si le conocieras de siempre. Alguien a quién has leido durante meses, años. Palabras e imágenes en una pantalla. Y al final se concretan en una persona.

No es una sensación nueva, ya que mis mejores (y únicos) amigos los conocí a través de la red y de los blogs.

Pero cada vez es diferente.

Interacción.

En un día de otoño fresco pero luminoso, de luz preciosa. Charlar durante horas. Como bien me dijo una personita, tengo mucho que comunicar si encuentro el interlocutor adecuado. Es decir, puedo hablar durante horas (pero también se escuchar) si encuentro a la persona adecuada. (Por lo general la gente me satura, aburre, irrita ...).

Hablar. Y escuchar. Personas de las que aprender un montón de cosas. Personas distintas con vidas distintas, pero siempre con ganas de avanzar, de aprender, de emprender.

Nostalgia. Sigo siendo introvertido y solitario. Y escribo tan en clave (por mi pudor) que leerme puede ser toparse con un muro ... un muro tras el que se adivina oscuridad ...

Horas de conversación y un té. Una tarde realmente agradable.

Encantado de conocerte Life's.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Equilibrio

"Y vuelve la marea amarga, un rumor lejano que va poco a poco incrementando su volumen"

"Pero aun estoy rebotando hacia arriba, ligero como una pluma, en brazos del viento ... "

Pero el equilibrio es posible.